Reino Unido

Abrir una cuenta Bancaria en Reino Unido

Tanto para alquilar una habitación como para recibir nuestro primer sueldo, parece lógico pensar que nos hará falta una cuenta bancaria. La creación de una cuenta, un proceso tan simple y llano en España, donde incluso vendrá acompañada de una vajilla de 30 piezas, es a menudo en Reino Unido una experiencia traumática.

Lo primero que debéis tener en cuenta es que vuestra cuenta del Santander aquí no vale un pimiento. La globalización, por lo visto, no abarca tu cartilla de toda la vida y las multinacionales, a la hora de la verdad, no lo son tanto. Es decir, para abrir una cuenta en suelo británico, ya sea en el Santander o en cualquier otro banco, vuestras cuentas españolas no os servirán de mucho.

Los requisitos varían de un banco a otro, de una oficina a otra e incluso de un cajero a otro, pero lo básico es llevar el pasaporte, DNI y carnet de conducir si lo tienes, para probar tu identidad, más un documento que pruebe tu domicilio (proof of address). Los documentos que suelen aceptar son cualquier recibo reciente de luz, agua o electricidad a tu nombre, el contrato de arrendamiento donde figure tu nombre o una carta firmada por tu arrendatario (landlord). En realidad cualquier documento que tenga pinta de oficial te podría servir. Como por ejemplo una carta de tu albergue donde diga que te vas a quedar allí durante unas semanas, en caso de que aún no hayas encontrado casa. De todas formas si en una oficina te ponen problemas no dudes en ir a otra. Será por bancos…

Para transferir dinero entre vuestra nueva cuenta británica y la española, los bancos cobran comisiones abusivas. Echad un vistazo a nuestro artículo sobre Transferencias Internacionales más económicas.

Los británicos se vuelven locos con los recién llegados si no pueden probar dónde viven y eso hace que en ocasiones se produzca un círculo vicioso o bucle infinito en el que se pide tener un domicilio para acceder a servicios necesarios para obtener un domicilio.